Adsense




16/12/14

El Porque Avila y Zerpa a las Puertas del Despido

Seguro Zerpa lo Acompaña
Dos títulos en 15 años y tres en 25 no es algo sencillo de digerir para una fanaticada tan acostumbrada al sabor de la victoria como la de los Leones del Caracas. Los melenudos, habituados al triunfo prácticamente desde su nacimiento, se encuentran viviendo sus horas más difíciles desde que su capitán gerencial, Luis Ávila, tomó las riendas del club hace siete calendarios, un hecho que no ha pasado desapercibido por los aficionados, quienes ya no aguantan más caídas y han pedido (desde hace rato) el despido del directivo de las oficinas capitalinas.
Desde su llegada a la presidencia en 2008, en sustitución de Ariel Prat, Ávila ha tenido que lidiar con decisiones muy cuestionables que lo han puesto en el ojo del huracán por parte del público, que no ha perdido la oportunidad de criticar al directivo cada vez que se asoma
para ver al equipo en Los Chaguaramos.
Falta de títulos, canjes deficientes y un conformismo cabalgante son algunas de las razones por las cuales la afición reclama la salida de Ávila y su equipo de trabajo, quienes se han quedado cortos en sumar campeonatos al rico historial capitalino y han preferido continuar viviendo de glorias ajenas a su mandato, aumentando así la rentabilidad económica que ofrece el nombre de la franquicia.
En su periplo con los Leones, el directivo ha tenido una buena relación con los números, llegando a tener un saldo positivo de 215 lauros y 163 reveses (sin contar el registro de esta zafra), lo que lo ha llevado a disputar cinco semifinales en seis años, un factor que, si se observa desde lejos, no pondría en tela de juicio el trabajo de nadie.
Sin embargo, los trofeos se ganan en enero, no en noviembre ni diciembre y, si hay algo que posee el campeonato criollo es su abrupta manera de cambiar los escenarios de los equipos cuando clasifican en la ronda regular y cuando tienen que disputar los juegos del Round Robin. Prueba de ello ha sido el Caracas, quien de esas cinco semifinales sólo ha podido acceder a la final en dos de ellas, saliendo campeón en la 2009-2010 ante su eterno rival, Navegantes del Magallanes,  en siete dramáticos juegos.

Cambios polémicos
Para tratar de dar esos últimos pasos como la llegada a las finales y la consecución del campeonato, las oficinas capitalinas han sacudido la mesa en varias ocasiones con cambios que, en vez de dar aliento, han traído polémica y un ácido malestar a la afición, que ha visto cómo se ha ido una buena porción de jugadores talentosos en cambios de otros que no han llegado ni a jugar dos zafras consecutivas con el equipo.

Entre los sonados se pueden mencionar:

José Castillo y Jackson Melián por Yorvit Torrealba: Una oleada de disgustos y reacciones negativas fueron dirigidas hacia el mandamás caraquista luego de efectuar este cambio. “El Hacha” fue un baluarte y uno de los jugadores más queridos durante su estancia con el equipo, y su partida pegó fuerte en los fanáticos melenudos.
Mario Lisson por Henry Rodríguez: El traspaso del toletero fue uno de los más comentados, y no precisamente de forma positiva. El canje se hizo efectivo en diciembre de 2009. Henry Rodríguez, quien nunca llegó a ser el brazo esperado, entró por un potente Lisson, que acumulaba en ese entonces promedio de .232 con 7 jonrones y 21 remolcadas, en 33 juegos con los melenudos. El eficiente desempeño del infielder en la temporada actual, provoca que los fanáticos de Leones aún recuerden el trueque con desagrado.
Marwin González por Gerardo Parra: En principio, el cambio no se vio con malos ojos. González venía con pobres temporadas con los Leones y el canje por Parra, un grandeliga consolidado, inspiraba ofensiva en los próximos años. No obstante, terminó siendo un nuevo fracaso para la gerencia, ya que, pese a disputar 26 encuentros el año pasado, al jardinero no se le ha visto ni la sombra esta temporada en el clubhouse capitalino.
Carlos Rivero por Fernando Nieve: Sin duda, el peor canje que ha realizado el elenco caraquista en los últimos tiempos. Considerado como uno de los grandes prospectos de la organización, Rivero disputó tres campañas con los Leones antes de su salida por Nieve, quien venía en decadencia en sus salidas en la Liga.
Las reacciones negativas por este cambio no han cesado, y hasta el sol de hoy, en Caracas aún lamentan la partida de Rivero, que esta temporada ha sido una regadera de batazos con Cardenales, mientras que Nieve no es ni una mera opción para el cuerpo monticular de este año.

La fe huyó del Universitario
El terrible año que atraviesan los Leones esta temporada ha llevado a una gran parte de su poblada afición a dejar de acudir a los encuentros, y una muestra de ello ha sido la notoria ausencia de algunos de los poco más de 8 mil abonados que ostenta el equipo. El escaso apoyo recibido, aunado a los pitos y abucheos que reciben los jugadores por parte del fanático obstinado de ver un pobre espectáculo,  ha hecho que el elenco siga sin encontrar su mejor beisbol y apunte a quedar fuera de los puestos de clasificación.
Y es que el desagrado de su afición con el equipo viene desde mucho antes de iniciar la temporada, específicamente con la llegada de Dave Hudgens al banquillo. Su presencia, avalada por los números que había dejado con el equipo en las últimas temporadas, nunca convenció  a los fanáticos melenudos, con quien nunca tuvo la mejor relación por la forma en que manejaba los hilos de la novena.
Pese a ello, Ávila jamás ha mostrado un ápice de interés en la opinión de su afición, a quien ignora cuando se le pregunta acerca de su futuro como presidente de la entidad. “Creo que se ha hecho un buen trabajo, pese a lo que digan los fanáticos, que al final no es lo más importante. No me voy a ir por la fanaticada”, llegó a manifestar en una entrevista cuando se le interrogó sobre su fecha de caducidad como mandamás de la directiva melenuda.

Empresa de lujo
No todo ha sido malo para los Leones con Luis Ávila, pues si hay algo que es imposible de omitir es el manejo de imagen que ha tenido el equipo durante su mandato. El equipo capitalino ha crecido de gran forma en los últimos tiempos, convirtiéndose en el conjunto con mayor crecimiento en ventas de los ocho equipos que conforman el campeonato.
Por desgracia, la excelsa forma de operar en las tiendas no se ha proyectado en el terreno, donde la continuidad de los problemas sigue amenazando las probabilidades de tener otra campaña sin el ansiado título 21.
De igual forma, si se llegara a cumplir la hazaña de clasificar al Round Robin y pasar a la final y obtenerla, la actualidad de los Leones del Caracas llama a un cambio burocrático urgente, ya que de continuar por el mismo camino, se irá perdiendo lentamente el prestigio de una franquicia legendaria en el país.
Fernando Monserratte (@fernand010)

Arrow Fuentes: D.Lider,I.Serrano,El universal,El Nacional,U.Noticias,PrensaLeones,U.Radio,MLB.com, Lvbp,Espn,Colaboradores Arrow

Aqui...   Comparte esta Noticia en tu red Social...

Siguenos en ...